The renegade brigade y la empresa abierta

Ayer 20 de julio me llego la revista Innobai editada por la agencia de innovación de la Diputación Foral de Bizkaia. En dicho ejemplar podemos leer un artículo de opinión firmado por Gary Hamel donde define una serie de desafíos que se deberían afrontar en la gestión de las organizaciones del siglo XXI. Este artículo recoge las 25 ideas o retos definidos como imprescindibles para los próximos años por 35 expertos mundiales conocidos como The Renegade Brigade.

Algunas de estas ideas coinciden con principios básicos del modelo de empresa abierta que estamos definiendo en OBEA. Paso a recoger literalmente aquellas ideas destacadas por Gary Hamel que encajan con nuestro modelo.

  • Conseguir que las ideas de comunidad y ciudadanía estén inmersas en los sistemas de dirección. Las relaciones con los stakeholders deben ser intensas, fluidas y positivas.” El concepto de comunidad es uno de los pilares de nuestro modelo.
  • Perseguir una meta más elevada y amplia. Una meta contagia energía, pasión y compromiso.” Nosotros manejamos la idea de organizaciones con propósito.
  • Se debe crear una cultura de confianza y transparencia. Es necesario acabar con el poder de la información exclusiva” Hablamos por tanto de la democratización de la información en el seno de la organización. Hablamos de transparencia. Hablamos de confianza.
  • Asumir y expandir la diversidad cultural para superar el pensamiento plano. Permitir que se oigan las voces discordantes y aprovechar la sabiduría colectiva.” La diversidad cultural como requisito de la inteligencia colectiva. Como explica James Surowiecki existen una serie de condiciones para que la multitud sea inteligente, entre ellas, la diversidad, la independencia y cierto tipo de descentralización.
  • Se debe desafiar es status quo para favorecer la innovación y el cambio. Crear espacios para desarrollar el pensamiento que sale de la norma, legitimar la creatividad y la implicación con el futuro.” Creo que en el trasfondo de esta afirmación podemos encontrar conceptos como el ese estado de ánimo definido como inquietos y el concepto de contracultura dentro de las organizaciones.
  • Impulsar la libertad de actuación y la autonomía. Las empresas tienen que permitir la des-organización para ser más ágiles. Para ello es necesario la distribución de las responsabilidades.” Esto nos lleva a una auto-determinación de las personas que trabajan en una organización.
  • Generar espacios para estrategias emergentes. Se requieren espacios que equilibren el ensayo con la ejecución. Más experimentación y menos análisis.” Julen maneja mucho el concepto de emergencia, habla de de la tiranía del PDCA, sobre todo cuando sufrimos de parálisis por análisis. Siguiendo este mismo hilo, manejamos el concepto de experimentación más que un análisis profundo. David hablaba de nuestro propio caso, el de OBEA, más dirigido hacia la investigación-acción.
  • Reducir radicalmente la jerarqía artificial. Desestructurar y disgregar la organización formal. Es fundamental otorgar a quienes forman parte de un equipo más capacidad de elección del lider.” Esta idea me ha recordado las ideas que expone Koldo Saratxaga de equipos autogestionados y de empresa más horizontal.
  • “Crear mercados internos de ideas y talento. Es necesario crear empresas que reaccionen de una forma tan rápida y transparente como los mercados ante las nuevas ideas.” Los mercados de ideas son actividades concretas del concepto de innovación abierta que manejamos en OBEA.
  • Superar el binomio innovación/eficiencia.” Esto me recuerda un post sobre la organización ambidiestra, una organización que debe regirse mediante dos procesos un tanto antagónicos como el de la exploración y la explotación. El proceso de explotación está directamente relacionado con el día a día, haciendo posible que la nave no se hunda y siga avanzando con el rumbo prefijado. Es imprescindible que la organización destine recursos a estas actividades de corto plazo para seguir viviendo. El proceso de exploración en cambio está más enfocado al largo plazo, a buscar innovaciones radicales.

A ver si poco a poco vamos metiendo diversos ingredientes en la coctelera y obtenemos un buen cocktel que describa de forma sencilla y visual el modelo de empresa abierta que proponemos desde OBEA. ¿Se me olvida algún ingrediente?

« Previous Post
Next Post »

8 COMMENTS ON THIS POST To “The renegade brigade y la empresa abierta”

  1. Ivan dice:

    Gran post Aitor

    obviamente ahora debemos movernos en territios desconoicidops y abrir las organizaciones,buscar un ALGO que se ira construyendo poco a poco

    un abrazo desde Saigon
    Ivan

    la riqueza no se obtiene pefeccionando lo conocido,sino explotando imperfectamente lo desconocido”-Kevin Nelly

    “El problema no está en meterse en la cabeza ideas nuevas e innovadoras, sino en como sacarse las ideas viejas” -Dee Hock,creador de Visa-

  2. Ion Gómez dice:

    El concepto de empresa abierta me encanta y además considero que es una buena manera de gestionar de manera más orgánica cualquier organización. No soy nada partidario de los sistemas mecanicistas y basados en estructuras jerárquicas arraigadas. Pero el problema para alcanzar un sistema óptimo está en que se entremezclan, como ya dices, muchos valores antagónicos que a mi parecer son difíciles de conciliar. Con esto quiero decir que es un tema difícil, pero que merece la pena trabajar en él para lograrlo.
    En ocasiones he percibido que quien no conoce estos temas, frunce el ceño cuando quieres hacerle ver que las organizaciones debería adoptar una forma más comunal. Pero resulta complicado transformar el paradigma de aquellos que llevan años haciendo las cosas de una manera que a pesar de no tener esta estructura sigue funcionando. Siempre suelo decir que sí, que funciona, pero en ocasiones a un precio humano bastante alto (sigue pasando mucha gente por un mismo puesto y ninguno de ellos siente que tiene algo que ver con la empresa. A la larga suele ser duro para esta gente).
    Al final todo resulta un cambio de mentalidad y de ver las cosas bajo otra óptica, pero sinceramente bajo estas premisas que muchos consideran utópicas la empresa puede llegar a funcionar mejor, y lo más importante de todo, las personas creen, sienten, se enorgullecen de lo que hacen y en definitiva, viven la empresa.

  3. Pingback: meneame.net
  4. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *