Las reglas básicas de la Innovación abierta

Este breve post resume de forma clara y concisa las características fundamentales de un proceso de innovación abierta comparándolo con las características de un proceso de innovación tradicional o cerrado.
Las reglas de un proceso de innovación tradicional o cerrado son las siguientes:
  • La organización es la encargada de generar ideas brillantes, financiar el proyecto, desarrollarlas, vender el producto y/o servicio desarrollado, encargarse de la distribución, ofrecer soporte, etc.
  • Si investigamos y finalmente damos con una idea brillante lo debemos poner en el mercado nosotros mismos.
  • Debemos contratar a los mejores y más brillantes profesionales del mercado.
  • Las organizaciones que son las primeras poniendo una innovación en el mercado son los que ganan.
  • La innovación exitosa requiere de control. “If you want something done right, you have got to do it yourself”.
  • Debemos controlar nosotros mismos la propiedad intelectual para que nuestros competidores no reciban beneficios de nuestras ideas.

Las reglas de un proceso de innovación abierto son las siguientes:
  • En el proceso de innovación se hace uso de las mejores ideas, hayan sigo generadas en el interior de la organización o en el exterior. Además los productos y/o servicios desarrollados pueden salir al mercado a través de múltiples canales (venta directa, licencias, licencias compartidas, etc.).
  • No es necesario disponer de una unidad de investigación para favorecernos de ella. La función de investigación va más allá de inventar nuevo conocimiento, incluye acceder e integrar conocimiento externo.
  • No los mejores expertos trabajan en la organización. Los expertos están distribuidos por todo el mundo por lo que el reto está en organizarlos creando una red y hacer que trabajen de forma coordinada aportando valor.
  • Crear un mejor modelo de negocio es mejor que llegar primero al mercado.
  • La innovación exitosa requiere de coordinación.
  • Debemos beneficiarnos del uso que hacen otros de nuestra propiedad intelectual (licencias, etc.) y debemos comprar IPs de otros cuando esto puede suponer un avance en nuestro modelo de negocio.
Se trata de una simplificación de ambos procesos de innovación, pero así nos permite visualizar claramente las diferencias existentes. ¿Creéis que se me ha olvidado alguna regla?
« Previous Post
Next Post »

2 COMMENTS ON THIS POST To “Las reglas básicas de la Innovación abierta”

  1. Ivan dice:

    ventajas e inconvenientes de la innovación abierta para una pyme o empresa pequeña con respecto a un lider o a multinacional o mega emporio como procter and gamble

    ¿diferencias en los beneficios económicos entre una patentes y una licencia?

    por cierto a ver cuando empezamos a hacer algo del curso de patentes y demás….

  2. Anonymous dice:

    hola Aitor: estoy de acuerdo con ivan en otro comentario en que estos posts hay que releerlos. Como ya sabes mi afición a Saratxaga, pues yo también estoy viendo cosas sobre innovación a las que llego precisamente gracias a Saratxaga y sus ideas, que cuanto más las leo, más me aficiono. He estado viendo hoy ideas y proyectos que me han gustado del Instituto de Innovación del Management en la Universidad Tecnológica de Helsinki. Creo que están en la línea de lo que te interesa por lo que te leo, http://www.imi.tkk.fi/projects/bife/

    También hay una cosa importante en el modelo Saratxaga acerca de los expertos y que me gusta. Si se les cede en exclusiva una parcela, en razón de que son expertos, significa que se adueñan en exclusiva de una parcela de conocimiento y restan oportunidades de crecimiento a la organización porque restan posibilidades de participación.

    Otras dos ideas podrían estar en el modelo abierto y que está en el de Saratxaga es la participación máxima de todas las personas de la organización, porque todas tienen conocimiento, y el hecho de que cuando se va a buscar fuera un compañero de viaje (= proveedor) la actitud no es ceder la responsabilidad y ponerse en manos del experto, sino compartir con él la responsabilidad.

    Te sigo leyendo

    Begoña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *