La web 2.0 culpable de asesinato

Así es. La generación 2.0 acaba de asesinar a la joven Marta del Castillo. Al menos esa es la opinión de Patricia Godino, periodista del Diario de Sevilla. Esta periodista pone encima de la mesa la culpabilidad de las redes sociales en el trágico asesinato de Marta al escribir perlas como “En Tuenti se relacionaba también con su asesinoentre otras. Claro, claro. ¿Y por qué no culpar al teléfono móvil? O ya que estamos, ¿al teléfono fijo? Estoy convencido de que Marta utilizaba estos dos medios para relacionarse con su, hasta ahora, presunto asesino.

Los periodistas tradicionales no entienden de qué va esto de la web social, no entienden y, lo peor de todo, no quieren entender. La gente no solo se relaciona físicamente, sino que también lo hace virtualmente. Nadie ve mal en salir de casa para pasarlo bien con tus amigos, hablar y conocer gente nueva. Pero parece ser que algunos, aquellos estancados en el ayer, ven con malos ojos este tipo de nuevas relaciones que están surgiendo.

Parece que la única forma de captar más lectores es el cutrismo y la insensatez, echando la culpa al principal causante del declive irreversible de los medios de comunicación tradicionales. Aunque, bien es verdad, que esta periodista acaba mencionando una de las facetas positivas de las redes sociales, lo que hace al poner ese titular  no es más que  crear otro “hombre del saco”, como lo fueron antaño los juegos de rol, las películas violentas, el heavy metal, etc.

Basta ya de esta mierda de periodismo, seamos un poco más serios por favor!

« Previous Post
Next Post »

4 COMMENTS ON THIS POST To “La web 2.0 culpable de asesinato”

  1. jguridi dice:

    Cuando leí esta noticia tuve una sensación parecida a la tuya, y coincido contigo en todo, pero sobre todo, me gustaría resaltar la conclusión. El periodismo ha dejado paso al sensacionalismo, la gente solo lee los titulares y si le interesa el titular, se adentra en la noticia (que casi nunca es una noticia objetiva, sino mezclada con la opinión de la línea editorial del medio. Esto hace que los titulares tengan que ser atractivos, pero en vez de buscar la originalidad, se busca el puro sensacionalismo, que nos llame la atención por la sensación creada. Y cuanto peor nos haga sentir, mejor. Y cuanto más nos impacte, mejor. Cada vez es más difícil causar esa sensación, por lo que se tiende al catastrofismo para conseguirlo y, en demasiadas ocasiones, al cutrismo. El periodismo debería plantearse su existencia, en que momento se encuentra y si eso es lo que quiere. Quizás, deberían eliminar toda línea editorial y volver a dar las noticias tal cual son.

  2. abediaga dice:

    Cuanta razón tienes joven padawan.

  3. Lucía dice:

    Para los que no se han leído el artículo y sólo lo valoran por el titular: “Este mundo que le era ajeno a sus progenitores se ha convertido, durante los días en los que se aferraban a la esperanza, en un valioso apoyo para la familia. Tuenti se ha revelado como una poderosa herramienta que ha generado una ola de solidariad sin precedentes entre los internautas de toda España. También, Facebook, otra de las redes sociales más populares, ha puesto en marcha varios eventos y perfiles de apoyo a los familiares además de concentraciones de repulsa a un crimen del que aún se están investigando los detalles.

    La idea surgió de Alba Roldán, una amiga de Marta, que decidió recurrir a Tuenti para crear el evento Desaparecida Marta del Castillo. Este portal se ha convertido en el registro digital de la crónica de una desaparición con un trágico final del que han participado más de 800.000 usuarios hasta el pasado sábado, a los que se suman todos los posibles, e incalculables, invitados de esta red a partir de una primera invitación”.

    Es muy fácil opinar sin leer.

  4. Hola Lucía, como digo en el post “Aunque, bien es verdad, que esta periodista acaba mencionando una de las facetas positivas de las redes sociales…”

    ¿es necesario poner ese titular y comenzar el artículo de esa forma? Creo realmente que no y por eso este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *