La inteligencia tecnológica y la protección de la innovación

La semana pasada fui invitado a un desayuno tecnológico sobre “El concepto de la inteligencia tecnológica y su utilización en proyectos europeos”. Esta jornada se llevo a cabo en el parque tecnológico de Bizkaia y estaban organizadas por Innobasque, Clarke, Modet & Co. y Eurobulegoa. La verdad que este formato de jornadas es realmente apropiado para conversar y relacionarse con los participantes, a la vez que aprender algo mientras tomamos un ligero desayuno.

En la primera mitad de la jornada, desde Eurobulegoa (ahora incorporada a Innobasque) se nos explico la importancia de entrar a competir en proyectos europeos junto con el resto de centros tecnológicos y universidades europeas. Además, Juan Tomás Hernani, ahora Director del Consejo de Internacionalización de Innobasque, animó a las PYMEs vascas a que participasen en dichos proyectos. Ya que según el los proyectos europeos permiten establecer una red de relaciones estables con agentes europeos, permite compartir riesgos en proyectos de alto riego y finalmente permite el acceso a las plataformas tecnológicas. Señalo, también, que las organizaciones vascas están obligadas a competir en aquel cuadrante en el que tanto el nivel de competencia como el crecimiento de mercado sea elevado, de lo contrario estaremos compitiendo en costes o en escala, ventajas competitivas que no tenemos.

A continuación Jose Luis Sagarduy, Director Comercial de Clarke, Model & Co, realizo una breve presentación acerca de los conceptos de vigilancia tecnológica, business intelligence, inteligencia competitiva, etc. Pero en esta breve exposición, José Luis se refirió a la innovación y realizo unas declaraciones que me chocaron un poco. “Una innovación que no se protege, no va a ninguna parte.” Yo que había oído y leído bastante sobre open innovation, sobre todo a Henry William Chesbrough y Julen Iturbe, me quede un poco abrumado sin entender muy bien sobre lo que quería decir. ¿Acaso debemos salvaguardar nuestra innovación una vez conseguido el resultado en una red donde trabajemos de forma abierta? ¿Donde queda la apertura total de las innovaciones y el posible feedback que podemos obtener de los usuarios y el resto de la comunidad? Algunas de estas preguntas fueron respondidas en parte en la segunda parte de la jornada.

En la segunda parte, tomó la palabra Sergio Larreina, Director Corporativo del Departamento de Inteligencia Tecnológica de Clarke, Modet & Co., el cual conocí desde hace unos meses cuando asistí a la conferencia Visio 2007. La presentación de Sergio fue directa al meollo de la cuestión, en la que explico el concepto de Inteligencia Tecnológica, la cual la igualo al término más utilizado en Estados Unidos, de Inteligencia Económica. Fue claro en su exposición, y máxime cuando señalo que las propuestas y proyectos que actualmente se realizan son de escasa calidad en cuanto al estado del arte y la protección de los resultados obtenidos. Porque se supone que todo proyecto exige describir lo que actualmente existe y es conocido (el llamado estado del arte) y describir como y donde se va a avanzar con el proyecto.

Existen tres actividades en el proceso de vigilancia:

  • Vigilancia: Se trata de describir lo que actualmente existe, el estado del arte.
  • Inteligencia: El objetivo es ver lo que va a pasar. Utilizando tendencias y otro tipo de información.
  • Prospectiva: El objetivo es ver lo que sucederá a largo plazo mediante la utilización de escenarios.

Sergio Larreina propuso a este respecto la necesidad de disponer de un servicio de inteligencia que proporcione un servicio documental, de búsqueda y análisis de información y un servicio de posicionamiento tecnológico (SIPT) que aporte entre otras cosas informes tecnológicos que nos aporten un valor añadido. Este servicio de inteligencia permitirá no dedicar esfuerzo, tiempo y dinero investigando algo que ya alguien lo ha patentado.

La necesidad de dicho servicios de inteligencia origino un interesante debate. ¿Necesitan las PYMEs un servicio de vigilancia tecnológica? ¿pueden subvencionarse herramientas de vigilancia tecnológica? ¿que tipo de herramientas son? Estas fueron algunas de las preguntas que se escucharon. En este sentido tanto Innobasque, quien manifestó que es un tema que van a tratar en los próximos meses, como la cámara de comercio de Bilbao, quien manifestó que existen subvenciones para este tipo de herramientas, como la propia agencia de innovación de Bizkaia (BAI) que dispone de un servicio de inteligencia llamado Zaintek, discutieron sobre este tema. A este respecto se comento como el gobierno vasco debería implantar observatorios sectoriales de modo que las PYMEs pudieran tener acceso a información que de otro modo no pudieran haberla conseguido.

Hacia el final de la jornada hubo una conversación muy interesante sobre si el patentar algo aporta algo o no, algo que muchos investigadores y responsables del área de innovación se preguntan. A este respecto, Jose Luis Sagarduy comento con claridad que solo se debe proteger aquello que:

  • En caso de litigio estés dispuesto a defender tu patente
  • Si vas a obtener un retorno, es decir, si vas a comercializarla

Si en alguna de las dos preguntas dudamos será mejor no patentar la innovación o protegerla de alguna otra forma.

¿Qué opináis sobre la protección de la innovación? ¿Creéis que es necesario un servicio de vigilancia tecnológica? Espero vuestros comentarios.

« Previous Post
Next Post »

4 COMMENTS ON THIS POST To “La inteligencia tecnológica y la protección de la innovación”

  1. Iván dice:

    hola Aitor
    te paso el enlace
    http://www.madrimasd.org/vigtecnologica/default.aspx

    si que creo lo que dimos en el MBA,quizá estemos hablando de algo nuevo como hace 20 años se hablaba de la calidad,creo que las empresas que quieran ser referentes ( o simplemnete competitivas)deben tener una persona o departamento de inteligencia competitiva y/o económica y con un sistema de vigilancia tecnológica, son necesarias,aunque ya sabes,como todo se necesita tiempo,recursos y formación,y aqui si que creo que es mucha prueba error para aprender.

    con lo de las patentes,en muchos productos( sobre todo de consumo del tipo: productos químicos-farmaceuticos,inventos..) creo que las patentes van a seguir estando

    abrazo
    Iván

  2. Julen dice:

    Creo que hay dos niveles diferentes de discusión: uno tiene que ver con la vigilancia en sí y otro con quién dentro de la empresa se dedica a ello. La vigilancia es clave en el momento actual.

    ¿Por qué? Porque ahora mismo tenemos los medios para seguir lo que está sucediendo en el mundo más al alcance que nunca. Además, esta información puede permitir generar red (compañeros de viaje) y sacar nuevas ideas a partir de lo que leemos.

    Otra cuestión es quién se encarga de ello. Todavía veo la necesidad de “profesionalizar” esta actividad pero, al mismo tiempo, hay que integrarla en la vida cotidiana de todas las personas.

    Por otra parte, respecto a la protección, sólo digo una cosa: cuánto más esfuerzo hagas en proteger, más oportunidades estás perdiendo de contactar con gente interesante. Que cada cual decida si lo pasa mejor acudiendo a los abogados para proteger o charlando de forma abierta con otros profesionales de su ámbito. Y conste que hay sectores y sectores a la hora de pensar en protección, como es lógico.

    Aitor, estupendo el resumen que nos has hecho de la jornada. Gracias por compartirlo.

  3. EGM dice:

    ¿Debemos patentar o no? Muy buena pregunta… Yo intentaría responder a 3 preguntas:
    1.- ¿tengo intención de comercializar/ sacar beneficio de este novedoso producto?
    2.- ¿consideramos que tendrá una gran aceptación en el mercado?
    3.-¿es realmente algo innovador?

    Unicamente iría a patentarlo si la respuesta a las 3 preguntas es un SI y estoy animado a ello.
    ¿Porqué? A día de hoy el tema de patentado sigue siendo muy tedioso, los costes que implica una patente son muy elevados y muchas veces es relativamente sencillo saltarse una patente.

    Proceso de patentado: normalmente suele llevar entre 24-35 meses el proceso de patentado. Los pasos más importantes son:
    1.- Registro de la patente en tu propio pais (periodo de prioridad).
    2.- Solicitud de patente a nivel nacional, europea (EPO) o internacional (PCT).
    3.- Examen de patentabilidad.
    4.- Patentado en fase nacional.
    5.- Renovaciones anuales.

    En cuanto a los costes que puede suponer… todo depende del numero de paises a los que se desea extender la patente. El coste puede rondar desde los 6000-40000€. Todo depende de los problemas a la hora de registrar la patente y el número de paises a patentar.

    Feliz Semana Santa para todos.

  4. Aitor Bediaga dice:

    @Ivan: Tienes razón, es imprescindible que las organizaciones que quieran ser competitivas dediquen esfuerzos a la vigilancia, a la vigilancia de los competidores si, pero también a la vigilancia de organizaciones aliadas y/o complementarias además de a los propios clientes y proveedores. Debemos conocer muy bien el ecosistema en donde se mueve nuestra organización.

    @Julen: Es verdad que actualmente existen muchas facilidades para seguir con cierta rigurosidad al mercado, competidores, usuarios, proveedores, etc. Pero como tu bien dices, debemos profesionalizar esa tarea y extenderla a todas las personas de la organización. Aunque esto sea ya un poco dificil. Que opinais acerca de las organizaciones que externalizan esta función de vigilancia? No están perdiendo el control de la información? Creo que hacerlo internamente, cuando sea posible, aporta mayores beneficios para la organización.

    @EGM: Ánimo con tu producto! Seguro que será un éxito! No sabía que patentar costase “tan poco”. Pensaba que sería algo mas complicado y caro… En fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *