La hormona de la innovación

Hoy mismo se ha celebrado en el Hotel Ercilla de Bilbao una conferencia-desayuno sobre “La hormona de la innovación”. Este evento ha contado con la participación de Guido Stein, profesor del IESE que ha venido a decir lo que ya todos tenemos oído sobre innovación, nada nuevo. Cada vez estoy más convencido de que este tipo de eventos donde el público objetivo son altos directivos de organizaciones “innovadoras” son realmente una excusa para saludar a viejos conocidos y establecer/mantener las relaciones (económicas, pero sobre todo sociales).
Es curioso escuchar a los asistentes al sentarse en la mesa para desayunar y atender a la presentación de Guido Stein como decía a sus compañeros… “¡a innovar!” Como si escuchando una charla de un académico sirviese de algo a la hora de innovar. No se… Supongo que dormirán tranquilos al reconocer que han estado innovando durante dos horas esta mañana.

Me parece que en Euskadi necesitamos más acción y menos más hablar sobre lo que realmente significa innovar y cómo llevarlo a cabo. Dejémonos (en parte) de teoría académica sobre innovación y pongámonos a contar lo que realmente funciona en las organizaciones. Qué dificultades tienen y cómo están intentando solucionarlo.

Entre las claves que ha comentado Guido Stein, creo que la más importante es la importancia de saber sobreponerse a un fracaso éxito. Porque…

“La diferencia entre un hombre inteligente y un tonto radica en que el inteligente se repone fácilmente de sus fracasos, mientras que el tonto jamás logra reponerse de sus éxitos.” Sacha Guitry

Realmente creo que los directivos exitosos en el pasado suponen un verdadero freno para la innovación actual. Ya lo decía Julen Iturbe, es necesario un cambio en las actitudes de las personas que forman la organización por que son ellas quienes innovan. Creo que una buena iniciativa para fomentar la innovación es simplemente ¡¡no matarla!!

PD: Manuederra también ha estado en el evento y hace un comentario realmente interesante.

« Previous Post
Next Post »

7 COMMENTS ON THIS POST To “La hormona de la innovación”

  1. Enrique Rebolledo dice:

    Hola Aitor,

    Estuve en la conferencia en la mañana. Me traje el libro, y me quedé pensando qué hacía que la gente estuviera reunida ahi escuchando a un “gurú”.

    Pero bueno, a pesar de la dinámica de esta mañana de llenar folios con “motores” y “frenos” de la innovación, siento que estas reuniones se enfocan a repetir el término que ya no significa nada (en el método Tutankamon, la palabra que empieza con i –>http://metodotutankamon.blogspot.com/2008/05/primera-frmula-anti-tutankamon-la.html). Tenemos que llevar la innovación a la tierra, con los mortales, a los productos, a los procesos, al servicio al cliente. De otra forma nos quedamos en el yermo de esta mañana, a innovar, con gran aliento, y luego…, desinflados sin términos adicionales, sin ideas. Siento que en parte es que queremos innovar cuando no queremos enfrentarnos a ningún problema, como lo presentaba Stein esta mañana. ¿Para qué innovar si todo funciona muy bien? ¿Si somos el país número 3 según la Eustat? Si aquí no hay problemas. No cabe duda que la innovación tuvo que ver con la complejidad de Euskadi y su transformación, pero paradójicamente parece que hacen falta barreras para de verdad aprovechar el contexto y las oportunidades que presenta.

    De otra forma, siento que nos quedamos en repetir una y otra vez, la palabra que empieza con i.

  2. Anonymous dice:

    Hola Aitor,comparto lo que dices,todo esto me huele a mi actos sociales,y demasiadas pajas mentales,me parece todo muy reactivo,es decir,viene impuesto,de arriba-en este caso politizado en parte-mañana a innovar…jjajjajaa

    creo que mejor partia de abajo a arriba,con escuchar a clientes consumidores finales

    me resulto grato escuchar a Tirso en Madrid,cuando me decia,que había muy poca pasión en las empresas,y cuando le pregunté sobr ela innovacción abierta y demás y el tema de algunos gerentes a que la competencia les pueda ver

    la respuesta fue: deberían de preocuparese menos de la competencia y + de usar y aprovechar el talento,potencial,cuando lo has hecho y se entera la competencia tu ya estas a varios años luz de ellos
    estoy leyendo a Petr drucker para el proyecto del MBA
    te dejo esto

    “las innovaciones eficaces comienzan pequeñas. No son grandiosas. En contraste, las ideas grandiosas para cosas que “revolucionarán la industria”
    suelen no funcionar. De hecho, nadie puede predecir si una determinada innovación resultará un gran negocio o un logro modesto. Pero incluso si los resultados son modestos, la innovación exitosa pretende desde el principio convertirse en el nuevo estándar, determinar la dirección de una nueva tecnología o de un nuevo sector y crear un negocio que se sitúe y ermanezca a la cabeza del resto. Si una innovación no aspira al liderazgo desde el principio, es poco probable que sea lo suficientemente innovadora”

    ahí queda eso

    salu2

    Iván

    http://asturjimmy.spaces.live.com

  3. josu ansola dice:

    Zorionak! Tal vez sea el momento de empezar a llamar a las cosas por su nombre…

    Lo último que he podido escuchar de primera mano no tiene desperdicio. Resultado de un “diagnóstico de innovación”: “La implantación de las 5S es innovación y además podría incluso ser financiado por un programa como Aldatu o Innotek” (Programas que subvencionan proyectos de Investigación e Innovación”)

    Cada cual extraerá sus propias conclusiones, pero a mí me da la impresión que algo falla.

  4. Julen dice:

    Pudiera ser que no sean las herramientas, que la innovación esté caminando en otra dimensión.

  5. josu ansola dice:

    Kaixo Julen,

    creo haber entendido tu mensaje, pero no estoy seguro del todo …podrías ampliar tu comentario?

    Mila esker!

  6. Julen dice:

    Bueno, a lo que me refiero es que cuando ves a tanta gente aplicando herramientas de innovación, muchas veces caes en la cuenta de que no son las herramientas lo que sirve sino el cambio de modelos mentales, la necesidad de modificar el paradigma de gestión imperante.

  7. josu ansola dice:

    Totalmente de acuerdo contigo, Julen. Eso es justo lo que nos hace falta, un cambio total en nuestros modelos mentales. Pero con mucho cuidado con lo que vendemos…entiendo que tampoco es cuestión de sacar las cosas de quicio. No todo vale, y mucho menos crear falsas expectativas. Me refiero a decir que la implantación de las 5s se la vamos a financiar todos a través de fondos públicos (Aldatu o Innotek). Sinceramente, tampoco podría decir que ojalá se lo financien, pero bueno, esta es una opinión muy personal…
    Tengo que reconocer que sufro de cierta esquizofrenia al tratar de entender el palabro en cuestión. Ha llegado un punto donde todo es innovación, adaptada a cada organización, pero innovación. Vamos, que para aquella empresa que lleva la contabilidad a mano adquirir un ordenador es innovación. No me veo capaz de definir el concepto con rotundidad (la culpa la tiene la susodicha esquizofrenia), pero entiendo que debería tener dos características. 1) supone un riesgo (porque puede ser un cambio en el modelo mental imperante) y 2) su éxito supondrá una ventaja competitiva en el sector (habrá muchas más, seguro, pero tampoco me gustaría entrar en este desgastado debate…)
    En resumen, creo que aquellas personas que trabajamos apoyando a empresas tenemos que ser muy rigurosos en lo que trasladamos a éstas, sobre todo si confían en nosotros.
    En relación a uno de tus últimos posts, estoy ansioso por ver retomar el concepto de consultoría 2.0…A ver si esta vez llego a involucrarme de forma activa.

    Para terminar…un placer mantener esta conversación. Espero que algún día podamos trascender de conversaciones digitales.

    Ondo izan!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *