La colaboración como fuente de competitividad.

No descubro nada nuevo si digo que la colaboración es algo básico y fundamental en cualquier sistema de innovación. Pero esta palabra, colaboración, al igual que la palabra equipo son utilizadas constantemente en las organizaciones de forma indiscriminada para referirse casi a cualquier cosa. ¿Realmente sabemos colaborar? Eric Schmidt, presidente ejecutivo de Google Inc., afirma: “Cuando hablas de colaboración, el ejecutivo de 45 años cree saber de lo que estas hablando: equipos sentados, manteniendo una buena conversación, con unos objetivos definidos y una buena actitud. Esto es lo que la mayoría de personas entiende por colaboración.” Pero la colaboración es algo bien distinto. Se trata de aprovechar la destreza, inventiva, la inteligencia humana y los recursos con mayor eficiencia y eficacia.

Los nuevos modelos de innovación demandan, al contrario que los modelos tradicionales, la colaboración con diferentes agentes para así alcanzar un mayor rendimiento en los procesos de innovación. Los modelos tradicionales se fundamentaban en que el procesos de innovación se desarrollaba íntegramente por un equipo centralizado de I+D interno a la organización.

A continuación voy a exponer una serie de factores que creo han propiciado la necesidad de repensar la estrategia de innovación en las organizaciones y apostar verdaderamente por la colaboración. El primero de ellos es la complejidad de los productos desarrollados, sobre todo en el número de tecnologías incluidas. El segundo es la proliferación de la mano de obra barata en los países en vías de desarrollo. El tercero es el desarrollo de capacidades y habilidades únicas por parte de algunas regiones del mundo. Y por último, los avances en el desarrollo de herramientas y tecnología combinado con el crecimiento de arquitecturas y estándares abiertos han echo decrecer los costes de coordinación del trabajo distribuido.

Algunas organizaciones están aplicando erróneamente el concepto de colaboración y deberían recordar que ¡Colaborar no es Externalizar! Estas organizaciones hacen uso de los colaboradores con el único objetivo de conseguir menores costes. Las actividades de producción e innovación son fundamentalmente diferentes, mientras que unas intentan producir de forma repetida un producto existente a menor coste, las otras buscan desarrollar algo nuevo y con alto valor añadido. La externalización y la colaboración por tanto tienen diferentes objetivos. La externalización tiene como objetivo proveer un activo “comoditizado” al menor precio posible. La colaboración, en cambio, tiene como objetivo acceder al conocimiento disperso globalmente, obtener nuevas capacidades y compartir riesgos con los colaboradores.

Mak Agashe, directivo de Microsoft, explica a este respecto los beneficios de las estrategias de colaboración que esta organización mantiene con otras. “We use partners to gain access to capabilities we don’t possess. They have huge impacto in our ability to innovate that goes way beyond low cost and allows us to achieve significant advantages in time to market, results that we could not realize working with just our own resources.”.

Me gustaría acabar este post identificando tres errores que cometen las organizaciones que gestionan la colaboración como si de una “externalización” se tratase:

  • No consideran el papel estratégico que tiene la colaboración. En vez de esto, ven la colaboración como una estrategia para reducir costes.
  • Las organizaciones no se reestructuran para desarrollar eficazmente la colaboración. y tratan a los colaboradores como proveedores.
  • No realizan inversiones a largo plazo para desarrollar capacidades de colaboración en las personas y los procesos. En vez de eso, asumen que las personas y los procesos están preparados para colaborar por defecto.

¿Sabe cual es la estrategia de colaboración de su organización? ¿Trata a los colaboradores como proveedores? Interesantes preguntas que cualquier directivo debería plantearse.

Artículo basado en: Wikinomics. La nueva economía de las multitudes inteligentes. (D. Tapscott y A. Williams) y Innovation through global collaboration: A new source of competitive advantage. (A. MacCormack et al.)

« Previous Post
Next Post »

8 COMMENTS ON THIS POST To “La colaboración como fuente de competitividad.”

  1. ivan dice:

    buenas reflexiones Aitor
    , coop-erar también está de moda,tanto dentro de las siglas coop…como otras

  2. Josu Ansola dice:

    Muy bueno, si señor.

    Con tu permiso, otro gran error envuelto con papel “colaborador”:

    – A ver si encuentro alguien que haga lo que yo no quiero hacer, pero eso si, se quede en un segundo plano, que las medallas son “mias”.

    Lamentablemente, nos encontramos bastante de “esto” encubierto en “redes de colaboración…

    Buff… Cuánto tenemos que aprender…

    (No es mi intención aportar pesimismo, pero estaría tremendamente satisfecho si nos parásemos a reflexionar en ello…sobre todo algunos/as. Tengo que reconocer que en este comentario está encubierta alguna “no tan buena” experiencia 😉

  3. Josu Ansola dice:

    Mila esker Aitor. Tu post me ha ofrecido la oportunidad de escribir otro en nuestro blog en este mismo sentido. No sabes bien cómo te lo agradezco 😉 Sobre todo a estas alturas…

    http://zeuxa.com/blog/mas-colaboracion-como-fuente-de-competitividad

  4. Anonymous dice:

    Bediaga Jauna,

    te habia perdido un poco de vista pero ya te he recuperado.
    Learn from your experience and try to apply it in your lifestyle.

    XL

  5. Liderar Innovando dice:

    Enhorabuena Aitor, también me gusta mucho este post, ya me lo he releído alguna vez que otra

  6. Sonia-MBA dice:

    “Colaborar no es Externalizar”

    Y cuanta razón tienes…

    Zorionak!! Hacía mucho que no entraba en tu blogg, me encanta!!

    Aitor estás haciendo un trabajo brillante.

  7. Aitor Bediaga dice:

    Eskerrik asko a todos por los comentarios. La verdad es que si queremos innovar, primeramente tendremos que aprender a colaborar. Algo que muchas veces pensamos que hacemos correctamente…

  8. Fernando dice:

    Totalmente de acuerdo contigo
    Aitor, este post es simplemente una manera simple y efectiva de motivar a los directivos para que adopten medidas para la mejora de la competitividad de sus empresas. La mejor innovación que podemos aplicar es colaborar como es necesario en este mundo globalizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *