Integrando diferentes perspectivas sobre la innovación abierta

Esta semana se ha publicado en Innoget un artículo, titulado “Integrating different perspectives on Open Innovation”, que escribí para su newsletter mensual. Se trata de un artículo escrito en inglés por lo que transcribo aquí el original en castellano.

Integrando diferentes perspectivas sobre la innovación abierta

Hace varios años que se acuño el término innovación abierta, pero han sido estos dos últimos años cuando parece haber calado entre los responsables de innovación de las grandes organizaciones. La innovación abierta siendo un término relativamente nuevo, engloba ciertas características que no lo son. Los factores económicos, sociales y tecnológicos actuales están promoviendo el cambio de paradigma en los sistemas de innovación. A continuación enumeraremos algunos de los factores más importantes:

Globalización. En un mundo donde la globalización es ya un hecho y los competidores acechan desde más allá de las fronteras con unas ventajas competitivas difícilmente igualables, las organizaciones necesitan ser excelentes para poder seguir compitiendo. El mercado es el mundo, e irremediablemente, los competidores pueden acceder a al mercado local de otra organización casi tan rápido esta misma. La buena noticia, en cambio, es que la cartera de posibles nuevos clientes se ha incrementado. Los clientes pueden estar en cualquier lugar del mundo ya que gracias a diversos factores como la tecnología y las compañías aéreas de bajo coste el acceso a ellos se ha simplificado. La globalización de la producción, la apertura de los mercados como los de India y China por ejemplo y el incremento de la externalización provocan el aumento de la competencia y suponen una oportunidad para globalizar la innovación. Estamos hablando, por tanto, de que las organizaciones van a tener que pensar en disponer de un proceso global de innovación, el cual además de ser global sea distribuido y colaborativo.

Pérdida de competitividad. Las organizaciones han perdido las grandes ventajas competitivas que les ofrecía la abundancia de información. Esa información ya no es poder. Irving Wladawksy-Berger, vicepresidente de estrategias técnicas e innovación de IBM dice a este respecto: “Esta era emergente se caracteriza por la colaboración, en el ámbito de la innovación, entre muchas personas que trabajan en comunidades de gran talento, del mismo modo que en la era de la industrialización la innovación se caracterizo por el ingenio individual.” Las industrias necesitan por tanto mantener su ventaja competitiva a través de la colaboración con sus aliados naturales, centros tecnológicos, universidades, pero también con sus propios competidores, usuarios y trabajadores.

Democratización de las tecnologías. En los países desarrollados el nivel de adopción de nuevas tecnologías se incrementa rápidamente, pero es que en los países en vías de desarrollo el nivel de adopción es extremadamente elevado. Ya es común encontrar en cualquier casa un ordenador y una conexión a Internet. Además algunos jóvenes lo ven ya como un “electrodoméstico” más de la casa, indispensable en sus vidas, como lo es la televisión, el frigorífico o el microondas. Pero no solo el ordenador, cualquier persona apasionada de la fotografía, la astronomía o cualquier otra actividad tienen a su disposición la tecnología para ser un amateur realizando actividades de profesionales.

Usuarios más exigentes. Los usuarios han dejado de ser simples consumidores de productos donde su forma de actuar con respecto al producto era pasiva y han pasado a tener una actitud mucho más activa. Tan activa que podríamos decir que juegan también el rol de productores. Ha aparecido por tanto un nuevo concepto, el de “prosumidor”, para designar a quienes crean bienes, servicios o experiencias para propio uso o disfrute, antes que para venderlos o intercambiarlos. Según Charles Leadbeater “va a haber más profesionales-amateurs (pro-am) en diferentes facetas de la vida iban a marcar una importante influencia en la sociedad: socialmente, políticamente y económicamente. Un pro-am persigue una actividad como un amateur, principalmente por el amor a esta, pero marca un estándar profesional. Para los pro-ams, el placer no es consumismo pasivo sino activo y participativo; involucra el despliegue de conocimiento y habilidades reconocidas públicamente, a menudo construida a través una larga carrera, lo cual implicó sacrificios y frustraciones.

Estos factores hacen presagiar que es necesario adaptar los sistemas de innovación organizacionales a los nuevos tiempos. De esta forma, los esfuerzos individuales de las organizaciones por ser las más innovadoras deberían quedarse atrás para dar la bienvenida a un sistema de innovación más abierto y permeable a colaborar y compartir con personas y organizaciones del exterior.

Uno de los primeros investigadores que acuñó el término innovación abierta fue Henry Chesbrough, director ejecutivo del Centro de Open Innovation de la Universidad de California-Berkeley. El profesor Chesbrough mantiene que los modelos monolíticos de I+D restringen el flujo del capital intelectual de la organización, limitando las oportunidades para innovar. Según la visión de Chesbrough sobre la innovación abierta es que existe de un mercado global de innovación, donde la innovación misma es una commodity que puede ser comprada, vendida, licenciada, prestada y/o reinvertida.

Diversos investigadores mantienen diferentes perspectivas sobre qué es exactamente la innovación abierta y qué áreas funcionales de la empresa abarca. Desde el grupo de investigación OBEA de Mondragon Unibertsitatea y MIK hemos conseguido unificar todas esas diferentes perspectivas en cuatro escenarios.

Innovación abierta intraorganizacional. En este escenario el proceso de innovación se abre hacia el interior de la organización abriendo la posibilidad de participación a todos los trabajadores. Se trata de un escenario donde todas las personas pueden participar en el proceso de innovación. Ya se han venido aplicando prácticas que favorezcan este escenario como son el buzón de sugerencias o la bolsa de nuevas ideas. Pero las prácticas deben ser aún mucho más efectivas.

Este escenario surge de la reflexión sobre la incoherencia de tener una organización abierta al exterior pero cerrada internamente. En este escenario es interesante identificar los cauces de participación así como incentivos para que las personas aporten sus conocimientos a la organización.

IA_intra

Innovación abierta interorganizacional. Este escenario está siendo estudiado profundamente por diversos investigadores, entre ellos Henry Chesbrough. Se trata de una apertura para la colaboración entre agentes externos a la organización como proveedores, aliados, universidades, centros tecnológicos y hasta los propios competidores.

Según Chesbrough y Schwartz la colaboración en el desarrollo de productos o servicios es uno de los temas que más importancia tiene en los modelos de innovación abierta. El uso de partners externos puede crear modelos de negocio que reduzcan los presupuestos de I+D, aumenten los resultados de la innovación y descubran nuevos mercados.

A la hora de mover una organización hacia este escenario es imprescindible poner en marcha prácticas como la colaboración y co-creación. Esto significa una cierta pérdida de control, ya que no habrá una única organización que tome las decisiones sino que estas deberán ser consensuadas por todos los agentes que participan en la creación del producto o servicio.

IA_inter

Innovación de usuario. La innovación de usuario es un tipo de innovación colaborativa en la que la parte fundamental son los propios usuarios. Diversos investigadores como Eric von Hippel y Charles Leadbeater concluyen que los usuarios son una de las fuentes de innovación más importantes por lo que parece lógico definir un escenarios donde se describan las especificidades de trabajar con los usuarios con el fin de colaborar y co-crear junto con la organización.

La innovación de usuario no se centra en todos los usuarios sino que lo hace únicamente en los usuarios innovadores a los que Eric von Hippel llama lead users. Si se permite a estos usuarios participar en los procesos de innovación y en la co-creación de productos y servicios las organizaciones pueden incrementar la velocidad de desarrollo, reduciendo de manera eficiente los costes asociados al desarrollo.

Este cambio permite que las organizaciones aprendan de los usuarios y compartan experiencias con el fin último de crear un producto o servicio que satisfaga mejor las necesidades de los usuarios. Ya en 1776, el reconocido economista Adam Smith señaló que muchas de las máquinas utilizadas en la industria manufacturera eran invenciones de “gente común”. Algunos años más tarde, Charles Bagage, también reconocía la habilidad de los trabajadores para innovar y crear nuevas herramientas o de simplificar procesos industriales.

Las siguientes reacciones ofrecen claras evidencias de la creciente importancia de la innovación de los usuarios:

  • Las organizaciones están construyendo productos alrededor de los contenidos elaborados por los usuarios. Muchos productos y sistemas han emergido explícitamente a través de aportaciones de los usuarios y de compartir sus propios contenidos.
  • Las organizaciones proveen toolkits a los usuarios para que innoven.
  • Las organizaciones están abriendo la arquitectura de los productos a los usuarios. Esta estrategia ha sido probada como muy útil para fomentar las más avanzadas formas de innovación de usuarios.
  • Las organizaciones están reclutando a usuarios innovadores para ayudar a desarrollar nuevos productos. Los usuarios informan de los nuevos desarrollos o testan nuevos productos, participando en las comunidades de usuarios o convirtiéndose en beta-tester de los productos.

La innovación de usuario permite atraer al seno de la organización el capital existente en los usuarios de los productos y servicios ofertados. Por tanto, uno de los mayores beneficios es aprovechar el talento externo de los usuarios y desarrollar el capital social de la propia organización. Este acercamiento a los usuarios permitirá identificar de forma más eficaz las necesidades existentes y co-crear con los propios usuarios de tal forma que el riesgo a la hora de comercializar un producto o servicio será, en teoría, menor. Pero, por contra, no es fácil que los usuarios participen en los procesos de la organización. Existen múltiples obstáculos como el de atraer y motivar a los usuarios para que participen en la co-creación, así como el de definir un mecanismo de gobernanza que permita entre otras cosas el mantenimiento de la calidad de los productos y servicios, etc.

IA_user

Innovación colectiva. Por debajo del concepto de innovación colectiva surge el concepto de inteligencia colectiva. La inteligencia colectiva es una forma de inteligencia que surge de la colaboración y concurso de muchos individuos. George Pór definió el fenómeno de la inteligencia colectiva como “la capacidad de las comunidades humanas de evolucionar hacia un orden de una complejidad y armonía mayor, por medio de mecanismos de innovación como de diferenciación e integración, competencia y colaboración“. La innovación colectiva permite la participación de cualquiera en el proceso de innovación organizacional. Para ello la organización debe considerar entre otras cosas asuntos tales como la gobernanza de las personas, fomento de la participación, etc. El escritor Jeff Howe y el editor Mark Robinson de la revista tecnológica Wired han bautizado a este escenario como crowdsourcing definiéndolo como “el intento de sustituir los contratos selectivos y la formación específica de fuerzas de trabajo mediante la participación masiva de voluntarios y la aplicación de principios de autoorganización”.

Como casos reales de aplicación de la inteligencia colectiva, podemos destacar dos empresas: Threadless e iStockphoto. La primera de ellas, Threadless, fue creada por dos personas, Jake Nickell y Jacob DeHart, que se conocieron a través de una comunidad de diseñadores de camisetas. Ambos, tras abandonar sus estudios en la Universidad, decidieron crear una competición entre ellos en el que el jurado sería el público en general mediante votaciones a través de Internet. Tal fue el éxito que decidieron mantener la web y animar a los usuarios a que enviasen sus diseños. Por su parte, aseguraban que la mejor camiseta de la semana sería impresa y puesta a la venta a través de la web.

IA_crowdsourcing

Estos escenarios ponen de manifiesto la necesidad de otro sistema que permita capturar valor de diversas fuentes de innovación situadas tanto dentro como fuera de la organización y esto se hace a través de la apertura de la organización hacia diferentes fuentes de innovación. Cada organización, dependiendo del sector, de la resistencia al cambio de las personas, necesidades, etc. deberá decidir a qué escenario quiere llegar.

Desde el grupo de investigación OBEA queremos profundizar en cada uno de estos escenarios, analizando posibles prácticas que permitan a las organizaciones moverse hacia alguno de estos escenarios y los beneficios conseguidos en cada uno de estos. Lo importante en estos momentos es empezar a derribar los gruesos muros de las organizaciones para que entre nuevos aires y más luz de la existente actualmente.

« Previous Post
Next Post »

4 COMMENTS ON THIS POST To “Integrando diferentes perspectivas sobre la innovación abierta”

  1. Me ha gustado leer en el post por fin una aclaración sobre los diferentes ámbitos (escenarios) de la innovación abierta; últimamente, estoy “obsesionado” con la excesiva presencia de las tecnologías, los social media, lo 2.0,….en todo lo que tiene que ver con esto. En la mayoría de los casos, proque se piensa siempre en eso que llamas “innovación colectiva” e “innovación de usuario”, cuando en realidad creo que en las otras dos anteriores tipologías hay mucho que hacer.

    Mi experiencia me dice que es en la primera, en la colaboración intraorganizacional donde más esfuerzo hay que poner. Claro, a esto le hems dado un nombre morrocotudo, pero es el gran caballo de batalla en las empresas. Y ahí igual no hay cosas tan “molonas” como “hemos abierto un Twitter” o “tenemos canal de Facebook”, pero hay gente intentando inventarse un nuevo tipo de empresa en el día a día, en la orgnanización interna, en el estímulo de la corresponsabilidad en un marco de libertad individual, etc.

    En fin, por fin he conseguido aclararme un poquito 😉

  2. Tienes mucha razón Manu. Quizás le estamos dando más importancia a lo que está de moda (la web social, las herramientas, etc.) más que a lo que verdaderamente aporta valor. Estoy contigo en que los dos primeros escenarios son a día de hoy y aquí, en Euskadi, los que más deberían importar.

    Se trata de un modelo en beta permanente pero que mientras avance en el doctorado vaya puliendo más y más…

    Thanks por pasarte por aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *