Herramienta para la definición de la estrategia de innovación

En el anterior post describí a grandes rasgos una herramienta eficaz para hacer reflexionar sobre la estrategia de innovación que queremos desarrollar en la organización. Es muy interesante trabajar a fondo con esta herramienta ya que cada vez le veo más utilidad para las organizaciones, sobre todo las PYMEs. Por eso acabo de terminar una presentación que describe de forma detallada pero estructurada el “radar de la innovación desarrollada por Sawhney et al.

Como veréis se trata de una primera versión, ya que me interesaría completar la presentación con ejemplos más cercanos… Se me ocurre que la Caja de Ahorros de Navarra (CAN) podría estar innovando en, al menos, las dimensiones “Experiencia del usuario” y “Marca“. Al menos eso es lo que me parece después de la visita que hicimos Julen Iturbe y yo en el marco del proyecto sobre Open Innovation. ¿Qué os parece?

« Previous Post
Next Post »

7 COMMENTS ON THIS POST To “Herramienta para la definición de la estrategia de innovación”

  1. EGM dice:

    buen curro jefe!

  2. Julen dice:

    Seguro que podemos buscar varios ámbitos de innovación siguiendo con la metodología RADAR. No obstante, es importante la comunicación de todo eso, ¿no? Quiero decir que cada vez más en este mundo se trata de “innovar” y al mismo tiempo de “conversar” de forma intensa con la sociedad en que se inscribe la actuación para generar dinámicas de refuerzo.
    Gracias por el resumen del RADAR. Directo a de.icio.us 😉

  3. Aitor Bediaga dice:

    Muy buena reflexión Julen. Está claro que debemos escuchar a la sociedad en la que se inscribe dichas actuaciones… Es más, debemos fijarnos mucho más en esas fuentes de innovación habitualmente olvidadas. De esta manera tener en cuenta a los usuarios y a los proveedores como fuentes muy interesantes de innovación. Seguimos conversando…

  4. Sain dice:

    Hola chicos,
    Ya veo que estáis trabajando a tope. Muy buen resumen Aitor. Hace un par de días en el Master de Cooperativismo de la Facultad de CC.EE de MU presenté también el Radar de Sawhney y algunos alumnos (economístas además) me preguntaban si no existían métricas que pudieran establecer más objetivamente en qué áreas de innovación tenía centrados sus esfuerzos la empresa. Les comenté que no, el autor no previó nada en esa línea, y les lancé la pregunta de si realmente eso serviría para algo. Que pensáis vosotros? Obviamente el radar puede ser una foto fija de la estrategia de una empresa en un momento dado, pero también puede ser una herramienta de posicionamiento futuro. En este último caso los indicadores no tendrían sentido, pero y en el primero de los casos? Ahí te dejo estas cuestiones Aitor.

  5. Julen dice:

    Yo no lo veo tanto para medir lo ya realizado sino que me parece mucho más útil para buscar alternativas de futuro. Y hasta aquí puedo leer…

  6. Aitor Bediaga dice:

    A mi me parece que “El radar de la innovación” es una herramienta estupenda para, como dice Sain, tomar una foto fija de la estrategia de innovación que tiene implantada una organización. Resulta muy interesante lo que te comentaban de la métricas. Si queremos saber en qué es exactamente en lo que estamos innovando y como lo estamos haciendo necesitamos una serie de métricas para cada dimensión. ¿Creéis que merece la pena profundizar en esto? ¿Tenéis alguna referencia sobre métricas de innovación?

    Además como dice Julen, es muy interesante utilizar el radar como herramienta para hacer reflexionar sobre estrategias a tomar en cuanto a la innovación. Así que yo me decanto por amabas utilidades!! 😉

    Poco a poco y de forma un poco desestructurada iré indagando un poco más sobre estos temas! Además, se agradece vuestros comentarios y emails para dirigir mi atención sobre unos u otros conceptos.

    Seguimos conversando!

  7. Julen dice:

    Respecto a métricas, coge la referencia del Manual de Oslo (113 págs) y a partir de ella vamos proponiendo alternativas. Lo digo por empezar por algún lado. No obstante, quizá Sain puede aportarnos más referencias que ella considere mejores o que complementen lo que propone en Manual de Oslo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *