Empresa abierta, empresa ambidiestra

La semana pasada estuvimos hablando con Manu, Katixa y Alexandra de Naider sobre el concepto clave de nuestro grupo de investigación OBEA, la empresa abierta. Después de esta reunión lo que me queda claro es que una empresa abierta es una empresa ambidiestra. Utilizo el concepto de “organización ambidiestra” acuñado por O’reilly y Tushman.

Este tipo de organizaciones deben regirse mediante dos procesos un tanto antagónicos como el de la exploración y la explotación. Pero la cultura, procesos y filosofía que permiten la exploración son los contrarios de los necesarios para explotar los productos y servicios actuales.

El proceso de explotación está directamente relacionado con el día a día, haciendo posible que la nave no se hunda y siga avanzando con el rumbo prefijado. Es imprescindible que la organización destine recursos a estas actividades de corto plazo para seguir viviendo. El proceso de exploración en cambio está más enfocado al largo plazo, a buscar innovaciones radicales. Se trata por tanto de procesos menos estructurados donde entran en juego conceptos más abstractos como es la creatividad, la hibridación, el ensayo y error, el riesgo, etc.

Tomando esta premisa como cierta, autores como O’reilly por ejemplo, consideran que las personas difícilmente podemos tener esas dos perspectivas suficientemente desarrolladas y que la mejor opción es dedicarse a una o a otra perspectiva. Resulta muy interesante esta percepción, porque supongo que a raíz de esta aseveración actualmente se divide por un lado la parte productiva por un lado y la unidad de I+D por otro. Quizás la estrategia adecuada sea mantener esas dos perspectivas en continua interacción bajo el mismo paraguas de la organización.

Además de disponer de esas dos perspectivas la empresa abierta debería hacer uso de la inteligencia colectiva. George Pór, investigador de la London School of Economics, definió la inteligencia colectiva como “la capacidad de las comunidades humanas de evolucionar hacia un orden de una complejidad y armonía mayor, por medio de mecanismos de innovación como de diferenciación e integración, competencia y colaboración”. Un requisito necesario para la utilización de la inteligencia colectiva es la apertura. Podemos definir la apertura como la capacidad de tener en cuenta tanto las perspectivas del interior como del exterior de la organización. En definitiva hacer porosos los límites de la organización.

Las organizaciones, en la medida que están en un entorno cada vez más global e interconectada, no deben desaprovechar la inteligencia de las multitudes. La inteligencia colectiva es utilizada sobre todo para la resolución problemas y la toma de decisiones. Diversos autores, entre ellos el más destacado es James Surowiecki, han identificado tres factores que influyen en la calidad de los resultados de dicha inteligencia. Por un lado está la importancia de la cantidad, cantidad de perspectivas y personas. Por otra, la importancia de la diversidad de opiniones, experiencias, etc. Y por último la importancia de la conectividad entre las personas. En palabras de Surowiecki “los grupos de personas son inteligentes si existe un equilibrio entre la información que cada uno de ellos posee y los puntos de vista de cada uno de ellos debe ser diferente”.

« Previous Post
Next Post »

5 COMMENTS ON THIS POST To “Empresa abierta, empresa ambidiestra”

  1. Ivan dice:

    creo que vamos en el buen camino 🙂

  2. Alaitz dice:

    No coincido con la idea de que exploración y explotación no puedan llevarse a cabo desde la misma persona, porque me parecen procesos que se entrelazan continuamente, desde el momento en que tú puedes explorar a la vez que explotas. De hecho eso es la forma de innovar que yo al menos conozco.

  3. abediaga dice:

    Aupa Alaitz, ¿cuantas veces hemos oído aquello de “el día a día nos come”? Y es que sería ideal que la misma persona explorase y explotase, pero cuando estas haciendo una difícilmente puedes estar haciendo otra. Y la secuencialización de explorar-explotar en periodos demasiado cortos no da para hacerlo de forma excelente ninguna de las dos actividades. Y si estas ciclos son largos, perdemos el time-to-market…

    El objetivo está en dedicarse a algo de forma intensiva teniendo las orejas y ojos bien abiertos, de forma que pueda dar a la luz la cooperación entre los exploradores y explotadores.

    Gracias por participar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *