Colaboración entre el Polo de Innovación Garaia e Innoget

La semana pasada estuve en una reunión a puerta cerrada sobre la previsible colaboración entre el Polo de Innovación Garaia e Innoget. Este acuerdo nace de la identificación por parte del Polo Garaia de que las cooperativas (algunas) de Mondragon Corporation hagan uso de este tipo de mercados de ideas virtuales.

Estoy convencido que se trata de una iniciativa interesante, pero me surgen dudas ya que es algo que viene de arriba (top-down) y considero personalmente que sería más conveniente que surgiera como una necesidad de las propias organizaciones (bottom-up). Por lo tanto, antes de participar en dichas actividades, deberíamos divulgar acerca de los beneficios y dificultades de la estrategia de apertura de los procesos de innovación. El Polo de Innovación Garaia debe ser tractor (o catalizador), pero no lo veo tanto como un prescriptor.

Las organizaciones deberían saber que participar en una plataforma del estilo de Innoget u otras (Innocentive, etc.) no es “hacer open innovation”. Convendría que las organizaciones hiciéramos una reflexión previa sobre la conveniencia de adoptar conceptos y prácticas de open innovation. Además “open innovation” es un concepto bautizado y registrado por Henry Chesbrough el cual tiene una visión bastante limitada acerca de la apertura de los procesos de innovación. Desde el grupo de investigación OBEA pensamos que circunscribir la apertura de los procesos de innovación al concepto de “open innovation” tal y como lo describe Henry Chesbrough es muy limitado. Desde OBEA planteamos cuatro escenarios para poner en práctica la apertura de los procesos de innovación.

  • Innovación abierta intraorganizacional
  • Innovación abierta interorganizacional (fundamentada en el concepto de “open innovation” de Henry Chesbrough)
  • Innovación de usuario
  • Innovación colectiva

David Rafols, gerente de Innoget, comentaba que lo que diferencia a “open innovation” de otros conceptos como crowdsourcing por ejemplo, es que “open innovation” implica sobre todo al departamento de I+D, mientras que otros conceptos como la innovación de usuario el crowdsourcing implica al departamento de marketing y comunicación.

En algunos casos esto puede ser así, pero pensar que la innovación abierta tiene su influencia únicamente en el desarrollo del producto es un gran error. Es cierto que la innovación abierta afecta fundamentalmente al departamento de I+D, pero también es cierto que puede afectar a otros departamentos de la empresa como el de marketing, comunicación, etc. La innovación abierta no se refiere únicamente a innovación tecnológica, se refiere a todos aquellos ámbitos de la empresa que pueden suponer una ventaja competitiva real para la organización.

Hacer creer a las organizaciones que “hacer open innovation” es participar en un mercado de ideas virtual es hacerles un flaco favor. Es por ello que requiere de actividades previas como la divulgación y la reflexión para después pasar a la acción.

Actualización 13:00 (6/10/2009): Después de releer el artículo me he dado cuenta que quizás he sido demasiado categórico en algunas afirmaciones, por lo que he modificado algunas expresiones para rebajar un poco el tono. El objetivo de este post es iniciar un debate/reflexión sobre la necesidad de incorporar prácticas de open innovation en las organizaciones y cómo debería hacerse. Gracias Deiane! 🙂

« Previous Post
Next Post »

ONE COMMENT ON THIS POST To “Colaboración entre el Polo de Innovación Garaia e Innoget”

  1. Iván dice:

    cojonudo post Aitor,gracias por clarificar las cosas y marcar las diferencias ,ya se sabe,para no confundir churras con merinas jajjaa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *